Asistencia Psicológica


Todo divorcio, aun el de un matrimonio infeliz, implica una ruptura. Ruptura que genera modificaciones biopsicosociales; es decir, altera la vida en su conjunto. De hecho, la OMS (Organización Mundial de la Salud) incluye al divorcio entre las situaciones que alteran los parámetros "normales" de stress.

Por ende, todos nuestros clientes cuentan con asesoramiento psicológico desde antes de tomar la decisión de iniciar el proceso de divorcio. Más allá de que, quienes nos consultan, puedan tener ya un tratamiento psicológico iniciado. 

Para quien no tiene o ha tenido la experiencia de por lo menos una consulta y/o entrevista psicológica, le brindamos la posibilidad de conocer y comprender la importancia de sentirse acompañado, sostenido y contenido en este difícil momento de su vida. 

Un profesional de la psicología prestará su formación, capacitación y escucha. Esto resultará de gran utilidad, teniendo en cuenta la temática y conflictiva que está viviendo, no sólo en el ámbito familiar. Pues parecería que "todo" se viene encima de uno cuando no se está con toda la energía para enfrentar los avatares de la vida cotidiana. 

Es altamente probable que la consulta y/o entrevista con un psicólogo ayude a despejar incertidumbres y a disminuir los niveles de angustia y ansiedad que -generalmente- bloquean, inhiben y/o anulan a la persona al momento de habilitar el diálogo con la otra parte. Es decir, poder fortalecerse con el trabajo psicológico brindado colaborará posibilitando una buena comunicación, no sólo entre las partes sino también con los hijos, si los hubiere.

También, en muchas situaciones de crisis de pareja, es conveniente la consulta y/o entrevista de a dos con el psicólogo, cuya finalidad será poder obtener ayuda profesional para hallar vías de comunicación adecuada para abordar todos los temas que, en un divorcio, deben considerarse.

Intentamos así brindarle todas las posibilidades de arribar a la meta trazada por la Red de Profesionales... un buen divorcio.

Empresa & Familia