CAPS Asociación Civil Red de Profesionales - Consultores CAPS Matrimonio y Patrimonio - Leonardo Glikin
Artículos de Interés

Inusual fallo tras un divorcio

NO HAY EXCUSAS PARA NO PASAR ALIMENTOS


Rige la obligación aun con bajos ingresos

> Artículo publicado el 7 de agosto de 2007 en La Nación.

El marido que se divorcia de su esposa tiene la obligación de mejorar sus ingresos para entregarle dinero destinado a la alimentación de su hijo, por más que esté desocupado o subocupado o que el sueldo no le alcance.


Así lo estableció en un novedoso fallo la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Bahía Blanca, con la firma de los jueces Abelardo Pilotti, Leopoldo Peralta Mariscal y Horacio Viglizzo. El caso es el de un integrante de la Armada que se divorció de su mujer, con la que tienen un hijo de 7 años.

En primera instancia, el juez determinó que el monto que debía entregar a su ex mujer para asegurarle a su hijo una vida digna era el equivalente al 20 % de su salario, menos las cargas sociales, más las asignaciones familiares por hijo y por escolaridad, lo que equivalía a una suma nunca inferior a 250 pesos. Además, debía asegurarse que el niño siguiera teniendo cobertura médica.

Pero el ex marido apeló el fallo y argumentó que girarle mensualmente ese dinero a su hijo le provocaba problemas económicos, dado lo escaso de sus ingresos, por lo que pidió que se le redujera la cuota alimentaria. Además, argumentó que tenía un nuevo hijo con otra pareja, al que también debía asegurarle la subsistencia.

Los magistrados bahienses entendieron que el Código Civil establece, en su artículo 265, que "la obligación de los padres de criar, alimentar y educar a los hijos conforme a su condición y fortuna con sus propios bienes implica la de procurarse los medios necesarios para asegurar mínimamente a sus hijos una subsistencia digna", según consta en el fallo publicado por la biblioteca jurídica online www.elDial.com.

Los jueces destacaron que "la cuota alimentaria debe fijarse teniendo en cuenta no sólo los ingresos del alimentante [sic], sino también las necesidades de los menores beneficiarios".


Argumentos ineficaces

Es decir: no es válido el argumento de que no se cuenta con dinero suficiente para asegurarle al niño una vida digna.

Esto es así -señala la resolución- aun cuando el padre "se encuentre desocupado o subocupado, pues ello no lo releva de su obligación".

El demandado argumentó que se ha vuelto a unir con otra mujer, con la que tuvo otro hijo, y que el proveer para su subsistencia le impedía reunir el dinero exigido.

Pero los camaristas señalaron que esta circunstancia "sólo puede incidir en el mayor esfuerzo que cabe exigirle, tanto en la realización de tareas productivas como en la reducción de sus gastos personales".

Consideraron los jueces que, al dar vida a su hijo, el hombre asumió "graves obligaciones" con las que debía cumplir.

"Únicamente en caso de que se acreditara una seria imposibilidad de incrementar los ingresos, y probado también que éstos resultaran manifiestamente insuficientes, corresponderá merituar esta circunstancia a los fines de la reducción del monto para su distribución entre quienes tienen derecho a los alimentos", señalaron los camaristas en su resolución.

Entendieron también que la suma no inferior a los 250 pesos fijada como cuota alimentaria "resulta prudentemente ajustada a la situación planteada" en la causa.

"La crianza de un menor de la edad apuntada demanda gastos en alimentación, vestimenta, educación y esparcimiento que apenas pueden solventarse con la suma establecida", escribieron.

Y consideraron que el juez de primera instancia había valorado con justicia la condición económica del padre y de la madre.


"Unica obligación"

Asimismo, destacaron que el dinero por alimentos es la única obligación que asume el padre, pues la vivienda es provista por la madre.

No obstante, los magistrados aclararon que una decisión así no implica desconocer la obligación de la madre de contribuir a su alimentación, pero destacaron que la señora tiene la tenencia del niño, por lo cual "necesariamente contribuye a su crianza brindándole tiempo y dedicación que, aunque carecen de un valor monetario, insumen esfuerzos que limitan las posibilidades de realizar tareas remuneradas".

Con estos argumentos, los magistrados dejaron firme el fallo de primera instancia y obligaron al integrante de la Armada a girar todos los meses 250 pesos, por lo menos, para la subsistencia de su hijo.


Por Hernán Cappiello
De la Redacción de LA NACIÓN



Vida digna

* El artículo 265 del Código Civil establece que es obligación y derecho de ambos padres el criar a sus hijos, alimentarlos y educarlos, "conforme a su condición y fortuna, no sólo con los bienes de los hijos, sino con los suyos propios". Tras un divorcio, al fijar una cuota alimentaria, lo que se pretende es asegurar que el niño tenga una vida digna, lo que incluye, además de alimento y educación, vestimenta y esparcimiento. Este deber de alimentar a los hijos menores no se extingue con la mayoría de edad.

CAPS Asociación Civil – no brinda servicios de asesoramiento profesional. Tales servicios son brindados de manera arancelada
por los miembros de la Red de Profesionales de CAPS a título individual y en el marco regulatorio de sus respectivas profesiones.
® 2005-2008 - Todos los derechos reservados